martes, 8 de octubre de 2013

Mi queridos profesores.

Hoy vengo por una buena causa.
Muchas veces os he dicho que soy cocinera, que a mí no me hables de muchas cosas, si no de tipos de harina o equivalencias de peso pero nunca os he dicho dónde he estudiado (por eso del anonimato ya sabéis) y ahora, que todo se está viniendo abajo pues siento que tengo que hablar y difundir una noticia que desde hace tiempo me desgarra el alma.

La Escuela de Hostelería de Islantilla es dónde estudié hace ya casi diez años. Gracias a sus profesionales superé una serie de situaciones que si ese apoyo por parte de ellos nunca habría podido superar, ellos me acogieron entre sus cuchillos y sus hornos, entre clases de idiomas y de teoría de cocina y me enseñaron que hay que luchar por conseguir los objetivos que nos proponemos, que no somos peores pasteleros si se nos quema el caramelo, a hacer la croqueta en la pastelería y lo que son las patatas encontradas y a quién hay que pedirle el pelagambas o la llave del horno o que para que te den una nueva llave del vestuario hay que llorarle mucho a los chicos de mantenimiento.

Pues bien, este grupo de profesionales llevan casi diez meses sin cobrar. Son hombres y mujeres con familias, hipotecas, sueños y muchas ganas de enseñar. Profesores que tienen las aulas vacías después de muchos años enseñando, cocinando, organizando comidas de las  jornadas de Cine iberoamericano, mandando a alumnos a países como Francia, Alemania o en mi caso Irlanda con todo el apoyo y el cariño por verlos despegar y ser buenos cocineros, pasteleros, camareros, someliers...

No es justo. Esta escuela es concertada por la Junta de Andalucía, ningún alumno tiene que pagar nada por aprender allí, cuenta con un restaurante dónde son los alumnos los que dan de comer a los clientes, quienes salen encantados y suelen volver. Estos políticos ahora se han olvidado de ellos, no mueven ni un solo dedo para que puedan cobrar, no han pagado ni las subvenciones ni los sueldos y ya no pueden más, ya han dicho basta, hasta aqui hemos llegado y han tomado medidas drásticas.

Desde el pasado Jueves están encerrados dentro de la escuela. No tienen comida ni camas ni recursos. Los propios vecinos de Islantilla son los que les están dando comida para que puedan subsistir, porque aunque se sientan solos no lo están, todos los alumnos estamos con ellos y los llevamos en nuestros corazones, todos les debemos mucho, aun cuando muchos de nosotros no estemos trabajando en el sector por diversos motivos, yo personalmente les agradezco que nunca me dejaran sola.

Porque empezando por:
 Marcos López Cortés, que fue el orientador que me ayudó en el programa Andalucía Orienta el año antes de entrar en la escuela durante mi FPO de cocina en Fuenteheridos.
Tomeu Oliver, el jefe de cocina, quien me enseñó como "encontrar las patatas" para el estofado y me llamó señorita hasta el ultimo día.
Blas Moreno, el pastelero, que me enseñó a hacer la croqueta en momentos de maximo estress y que el caramelo se mueve con la p... olla si es necesario cuando no encuentras una cuchara.
Charo Sanchez-Guerra Martínez, jefa de partida que me inculcó el amor por Jorge Bucay.
Manuel Peña y su hermano, que me recordaron como usar Office y me aguantaron en las horas que tuve que pasar en el aula de informática recuperándome de la piedra en el riñón que tuve.
Isabel, mi profesora de Inglés que me llevó Malibú a Irlanda, porque allí no había y fué la culpable de una de las peores borracheras de mi vida.
Juan Carlos, el jefe de estudios y profesor de Gestión, que me escuchó cuando tuve un gran problema y no solo no me expulsó si no que me dió una segunda oportunidad y me entregó mi diploma como símbolo de que las segundas partes no siempre son malas.
Los chicos de administración, que hacen un trabajo genial y nunca me negaron las fotocopias.
Los chicos de mantenimiento Paco, Antonio y el Nene, que nunca aparecían por ningún lado, pero siempre estaban al alcance de la voz y a quienes les agradezco mis cañas para hacer gañotes.
Y termino por Roque Correa...
Ay Roque!! Esos meses limpiando pescado que me tuviste, para que aprendiera que todas las acciones tienen sus consecuencias, que con mucha paciencia me escuchaste y me ayudarte a superar ese asquito que me daba, que me esperaste cuando me caí y casi me exorcizas cuando tuve la varicela...

Gracias a todos por estar ahí. Por tener paciencia con todos nosotros. Por querernos con todos nuestros defectos y alabar nuestras virtudes, por ayudarnos a levantarnos y enseñarnos a superar los problemas entre nosotros, que mira que surjen problemas entre los alumnos, por reiros, por llorar, por afilar los cuchillos y limpiar las varillas... que más os puedo decir???

Que ojalá todo esto se acabe pronto y volváis a tener las aulas llenas de alumnos, porque no sé que les pasará a todos esos alumnos que este año aún no han podido volver a la escuela y no se están beneficiando de vuestros conocimientos, que si puedo hacer algo por vosotros o por vuestras familias aqui estoy, que os quiero mucho a todos y que de corazón os deseo lo mejor.
Os quiero mucho.
Estefanía.
  
Para más información pincha aqui

Para firmar en contra del cierre de la escuela pincha aqui

8 comentarios:

  1. Qué homenaje tan bonito, Meren... Seguro que te lo agradecen mucho y estoy convencida de que las cosas van a mejorar. Un besote y mucho ánimo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero, porque en realidad es muy triste.
      Besotes.

      Eliminar
  2. Que bonitas palabras y que triste la situacion
    un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desgraciadamente no son los únicos, una pena que esos alumnos que deberían estar recibiendo clases estén en casa desolados.
      besotes.

      Eliminar
  3. Yo encontré tu blog después de que quitaras todas las entradas y por eso no sabía que eras cocinera... Ahora entiendo la receta tan detallada que me has pasado de crema pastelera! :)

    10 meses sin cobrar, madre mía, pero de qué vive esa pobre gente? Cómo pagan la hipoteca y dan de comer a su familia? Qué pena más grande, pero qué bonito que los recuerdes con tanto cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo sé. No me he acercado a verlos, pero se me pone un nudo en el corazón pensar en lo que estarán pasando.

      Eliminar
  4. Como me entristece lo que cuentas Meren, realmente se están cargando lo bueno que teníamos. Les deseo lo mejor a todos estos profesores. Estos son los que tendrían que salir bien, son los buenos de la peli y no los malvados que les han llevado a esta situación. Por desgracia no estamos en una peli, sino ya conoceríamos el resultado final. Los vecinos son fabulosos y tú también por dar la cara y salir también en su defensa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si. Y lo peor es que no se sabe cuándo va a terminar. Una pena.
      Besotes.

      Eliminar

Quiero saber lo que me quieres contar.